PLANTILLA BLOG ESTÀNDARD (12)

Dormir bien no es fácil: hablamos de las alteraciones del sueño

Como seguramente ya sabrás, una vida sana y equilibrada se consigue, entre otras cosas, con una buena calidad de sueño. Cuando tenemos problemas a la hora de dormir, al día siguiente nos sentimos agotados y nos cuesta mucho cumplir con nuestras obligaciones profesionales y personales. Si tienes alguna de estas sensaciones, ¡no te preocupes! En este post hablaremos de los distintos trastornos del sueño, para que puedas detectar qué te ocurre y proceder con el tratamiento más adecuado. 

 

Las distintas alteraciones del sueño

Los trastornos del sueño afectan directamente a nuestro ciclo de descanso, de forma directa o secundaria. Siendo estos los más frecuentes:

 

  • Insomnio: Es la dificultad para dormirse o mantenerse dormido, al mismo tiempo que el despertar es muy precoz. El insomnio puede ser temporal o crónico, provocando una sensación de cansancio y de imposibilidad para concentrarnos durante el día. Sus causas se pueden encontrar en episodios de ansiedad, hipertiroidismo o en enfermedades que produzcan dolor.

 

  • Hipersomnia: Las personas que padecen esta alteración, tienen una sensación de somnolencia durante todo el día, presentando grandes dificultades para despertarse del sueño. Puede aparecer por culpa de depresión o ansiedad, un abuso de hipnóticos o por la apnea del sueño.

 

  • Apnea del sueño y ronquidos: Mientras dormimos, las vías respiratorias de la faringe se obstruyen y sufrimos pausas repetitivas. Esto se produce porque el cerebro deja, por un breve momento, de enviar señales a los músculos que controlan nuestra respiración.

 

  • Narcolepsia: Se trata de una alteración del sistema nervioso que provoca somnolencia diurna extrema y una repentina pérdida de tono muscular. La causa de esta alteración se puede encontrar en una hipersomnia crónica en edad temprana.

 

  • Síndrome de las piernas inquietas: Es un trastorno neurológico que provoca una sensación de inquietud, fácilmente visible en las extremidades inferiores. Cuando estas están en reposo, se mueven e impiden coger el sueño. Algunas personas que padecen esta alteración sufren de anemia ferropénica, de insuficiencia renal crónica, de diabetes o de Parkinson.

 

  •  Parasomnias: Son todas las interrupciones anormales del sueño, muy a menudo producidas durante la infancia. Algunas de ellas son el sonambulismo, las pesadillas nocturnas, hablar mientras dormimos u orinarse en la cama. 


¿Cómo puedo tratar mi alteración? 

El origen de estas alteraciones es muy variado. En algunos casos, pueden llegar a favorecer otras patologías o aparecer a causa de otras enfermedades. Así pues, es importante que el médico nos dé un correcto diagnóstico, para que cada uno pueda tratar la alteración que sufre de la manera más eficaz y correcta. De todos modos, existen varias maneras de potenciar la conciliación del sueño, como la melatonina, sobre todo si se tratan de episodios cortos de insomnio. ¡No dudes en preguntar en la farmacia para que te podamos ayudar a dormir bien!

Leer Más