PLANTILLA BLOG ESTÀNDARD (34)

Gastroenteritis: qué es, síntomas y tratamiento

La gastroenteritis es una enfermedad infecciosa del tracto gastrointestinal que se caracteriza por la inflamación del aparato digestivo, sobre todo en la zona del estómago y el intestino delgado. Se acompaña de dolor abdominal, vómitos, fiebre en ocasiones y, en algunos casos, deshidratación. Las manifestaciones más comunes son debilidad, letargo, sed intensa y orina con color y olor fuertes. 

 

¿Por qué se produce?

Esta enfermedad infecciosa puede producirse por bacterias que ingerimos al comer alimentos contaminados, por virus que pueden contagiarnos otras personas o parásitos que podemos encontrar en el agua contaminada

 

¿Qué debes comer cuando tienes gastroenteritis?

Los alimentos que hay que tomar cuando se tiene gastroenteritis deben ser de fácil digestión (dieta astringente y sin fibra), ya que de esta forma permiten que el estómago y el intestino trabajen con menos esfuerzo, acelerando la recuperación. ¡Sigue leyendo, te explicamos cuáles son los alimentos ideales!

-Fruta cocida: manzana, pera o banana sin piel.

-Verdura cocida o al vapor: la zanahoria, el calabacín, la berenjena y la calabaza pueden ser una buena opción. 

-Cereal que no sea integral: el arroz blanco. la pasta, tostadas, galletas cracker y el pan blanco. 

-Yogur: yogur natural o quesos como el requesón o la ricotta. 

-Carne baja en grasa: el pollo o el pavo son una buena opción, también podemos añadir algún pescado blanco como la merluza. 

-Sopa de verduras. 

-Té: la manzanilla o el toronjil con jengibre te pueden ayudar a disminuir las náuseas. 

Evita consumir alimentos como: lácteos, fritos, azúcar, alcohol, embutidos y bebidas con cafeína. 

 

¿Qué fases de alimentación debo seguir durante la gastroenteritis? 

PRIMERA FASE

Durante las primeras horas conviene ayudar y, sobre todo, rehidratarse para reponer los líquidos y electrolitos perdidos con los vómitos y la diarrea. ¡Te recomendamos que tomes suero, agua o infusiones sin edulcorar como la manzanilla. 

SEGUNDA FASE

Después de haber pasado ya unas 12-24 horas es conveniente empezar a ingerir alimentos poco a poco. Puedes empezar tomando un yogur natural rico en bifidobacterias, te ayudará a restablecer la flora intestinal. 

Si esto te sienta bien, introduce poco a poco el arroz blanco y el pollo hervido. 

TERCERA FASE

Ya puedes empezar a ingerir más alimentos, pero siempre divididos en varias comidas al día y frecuentes. Añade arroz blanco, patata, pechuga de pollo, pescado blanco, plátano o manzana. 

CUARTA FASE

Cuando la evolución de la gastroenteritis es favorable (unos 3-4 días) hay que empezar a comer normal pero de manera suave. ¡No olvides que es muy importante comer en pocas cantidades y varias veces al día! 

¡Y recuerda! Si pasados varios días no mejoras, es muy importante acudir al médico o contactar con algún profesional de la salud.  

 

Si necesitas más información, ¡no dudes en preguntarnos!

Leer Más

PLANTILLA BLOG ESTÀNDARD (27)

Todo lo que tienes que saber sobre los test de antígenos

¿Los test de antígenos son fiables? ¿Cómo debo realizar el test correctamente? ¿Qué son, cómo funcionan y qué información dan estos test de antígenos? ¿Cómo interpretar el resultado?

Son muchas las preguntas que recibimos con respecto a  las pruebas de autodiagnóstico del Covid-19 en nuestra farmacia. Por eso, en el post de hoy, queremos resolver todas vuestras dudas.

 

¿Qué son y cómo funcionan? 

Se trata de un test que detecta las proteínas de la superficie del virus (Antígenos), lo que nos indica si alguien está infectado en el momento actual. Para realizarla se obtiene una muestra del paciente del fondo de la boca o de la nariz. 

Entre 10-15 minutos después de haber realizado la prueba se obtienen los resultados. 

 

¿Cómo y cuándo debe realizarse la prueba de antígenos?

Se recomienda realizar el test de antígenos a los 5 o 7 días del contacto con un positivo. La fiabilidad es alta, aunque es posible que fuera de este periodo, su eficacia se vea reducida, por lo que pueden obtenerse falsos negativos.

 

¿Cómo interpretar el resultado?

 

RESULTADO NEGATIVO: El resultado es negativo únicamente si aparece la línea de Control (C), lo que significa que el SARS-Cov-2 no está presente en el organismo, aunque puede que no se haya detectado por una carga viral baja.

¿Qué hay que  hacer? 

Hay que cumplir las medidas como el uso de la mascarilla y mantener la distancia de seguridad interpersonal. 

Puede ocurrir que se decida realizar la prueba diagnóstica de antígenos porque se presentan síntomas compatibles con el coronavirus y que ésta dé negativo.  ¿Quiere decir que es imposible padecer Covid-19? NO. Las pruebas pierden sensibilidad dependiendo del momento en el que se realicen, por tanto, puede ocurrir que se haya obtenido un falso negativo. En este caso, se recomienda hacer cuarentena y contactar con el centro de salud más cercano. 

 

RESULTADO POSITIVO: Aparece la línea de Control (C) y la línea de Test (T). En este caso, hay una alta probabilidad de infección por coronavirus. 

¿Qué hay que hacer? 

Independientemente de que se presenten síntomas o no, es indispensable aislarse y contactar con el centro de salud de referencia. 

 

RESULTADO NO VÁLIDO: El resultado no es válido o no es concluyente si no aparece ninguna banda en la zona de control (C) o no aparece nada. 

¿Qué hay que hacer? 

Revisar el procedimiento y repetir el test con un nuevo dispositivo y una nueva muestra. Un volumen de muestra insuficiente o una realización del test incorrecta son las razones más probables por las que la línea de control no aparece. 

 

¡Y recuerda! Para que el test salga bien, es muy importante seguir las instrucciones de uso del fabricante, tomar la muestra y realizar la prueba rápidamente para que no se contamine.

Leer Más

PLANTILLA BLOG ESTÀNDARD (27)

Virus vs. bacterias ¿Cuáles son sus diferencias?

Son muchas las dudas que giran en torno a las diferencias entre los virus y las bacterias. Muchas personas, por desconocimiento o por desinformación, meten en el mismo saco tanto las bacterias como los virus y tienden a mezclar estos términos cuando no son iguales. 

 

Si quieres saber cómo diferenciarlos, ¡sigue leyendo! 

 

¿Qué son las bacterias?

Las bacterias son organismos unicelulares que obtienen los nutrientes del ambiente en el que viven. Estas pueden ocasionar procesos infecciosos en el ser humano como: amigdalitis, tuberculosis, infecciones urinarias, otitis, neumonía, gastroenteritis, etc. 

 

¿Qué son los virus?

Los virus son más pequeños que las bacterias, y éstos, necesitan un huésped para su supervivencia, al que le ocasionan una infección que puede ser: catarro común, gripe, laringitis, varicela, sarampión, rubeola, hepatitis, etc. 

 

Principales diferencias entre virus y bacterias

Tamaño: Una de las principales diferencias entre los virus y bacterias es su tamaño, pues “las bacterias son hasta cien veces más grandes que los virus”.

Estructura: Los virus tienen una composición más simple formada por una partícula de genoma de ARN o ADN encerrada en una cubierta de proteína. En cambio, las bacterias presentan una estructura interior algo más compleja. 

Reproducción: Las bacterias tienen la capacidad de crecer y reproducirse por sí mismas. En cambio, los virus no tienen la capacidad de dividirse por sí mismos, se replican sin parar y atacan a otras células. 

Resistencia: Las bacterias cuentan con mecanismos muy resistentes. A diferencia de los virus, son capaces de sobrevivir a temperaturas extremas y durante largos periodos de tiempo. 

Tratamiento: El tratamiento es la mayor diferencia entre los virus y las bacterias, ya que los antibióticos no son eficaces contra los virus pero sí contra las bacterias. 

 

¡Recuerda! Si crees que tienes una infección bacteriana, acude a tu médico para que te recomiende el tratamiento más adecuado. ¡No tomes antibióticos por tu cuenta! El uso inadecuado de los antibióticos puede hacer que las bacterias se vuelvan resistentes.

Leer Más

PLANTILLA BLOG ESTÀNDARD (26)

¿Te sientes cansado de forma continuada? Puede que tus defensas estén bajas.

El sistema inmunológico es el encargado de protegernos frente a agentes externos como bacterias, virus, hongos y parásitos, evitando así posibles infecciones o enfermedades. 

A veces, a causa de una mala alimentación, cambios de temperatura frecuentes, exposición a contaminación o padecer enfermedades, nuestro sistema inmune puede verse afectado. 

 

¿Cuáles son las señales de alarma?

Cansancio permanente: es cierto que el cansancio puede tener muchas causas, pero cuando es continuo y nos sentimos agotados incluso al levantarnos por la mañana es una señal de que nuestro sistema inmune está debilitado.

Infecciones y resfriados: Las infecciones de orina, la fiebre o tener frecuentemente las encías inflamadas y enrojecidas, son indicadores de que algo no anda bien. 

Caída del cabello: la caída del cabello puede producirse por muchas causas, pero sí es frecuente y prolongada, podría ser una señal de alerta de un sistema inmune debilitado. 

Cicatrización lenta de las heridas: si tus heridas tardan mucho en cicatrizar y te duelen, puede que tu sistema inmune no te esté defendiendo correctamente. ¡Estate atento!

 

¿Qué podemos hacer para mantener nuestras defensas en plena forma?

Si has notado alguno de estos síntomas en tu organismo, ¡toma nota de estos consejos! 

  • Descansa de forma correcta y duerme las horas suficientes (se recomienda, al menos, dormir de 7 a 8 horas diarias).
  • Evita el estrés. Los nervios y el estrés diario juegan un papel muy negativo en la salud de nuestro sistema inmune
  • Mantén una buena higiene para tener más alejados a los agentes externos que causan enfermedades.
  • Hidrata tu cuerpo y bebe al menos 1,5 litros de agua al día. 
  • Evita el tabaco y el exceso de alcohol. 
  • Realiza actividad física de manera regular.  
  • Cuida tu dieta, intenta que sea rica en frutas, verduras y cereales. 

 

El sistema inmunitario es una parte imprescindible del cuerpo que se ocupa de mantener nuestro organismo sano. Sin embargo, no podrá realizar su función como corresponde si no lo cuidamos adecuadamente. 

 

¡Cuídate! ¡Mejora tus defensas y minimiza el riesgo de infecciones!

Leer Más

PLANTILLA BLOG ESTÀNDARD (26)

Ojo seco: Por qué se produce y cómo remediarlo

El ojo es una de las partes del cuerpo que está más expuesta a agresiones externas. Pantallas, polvo, suciedad… Todos estos factores hacen que aumenten las patologías oculares, entre ellas, la del ojo seco. 

Actualmente, este síndrome afecta a un 11% de la población española, siendo una de las molestias más comunes de la salud ocular. Pero, ¿cómo sabemos si tenemos el ojo seco? ¿Qué podemos hacer para prevenirlo y tratarlo? En este post respondemos a estas y otras preguntas sobre cómo poner fin a la sequedad ocular. 

 

Los síntomas más frecuentes

Esta alteración afecta sobre todo a la superficie de la córnea, provocando una sensación de incomodidad y visión borrosa por falta de lubricación. Los principales síntomas son:

  • Sensación de ojo seco
  • Escozor y picor 
  • Enrojecimiento
  • Lagrimeo
  • Sensación de tener algo dentro del ojo
  • Visión borrosa
  • Pesadez en los párpados y/o sensación de cansancio en los ojos
  • *En caso de usar lentes de contacto: intolerancia a las lentes 

 

Prevención y tratamiento

Aunque existen múltiples razones de sequedad ocular, hay varias opciones que nos ayudarán a eliminar las molestias. 

  • Solución humectante y lubricante: Junto con las lágrimas artificiales, son una buena solución para aliviar al instante la sequedad y la irritación del ojo, sea cual sea la causa (uso prolongado de dispositivos electrónicos, cansancio, polvo, etc.) 
  • Modifica tus hábitos: Si el ojo se te seca con facilidad, puede que esté relacionado con tu rutina y por eso es necesario que cambies tu conducta como tomando más descansos si trabajas delante de una pantalla. 

 

También queremos darte algunos consejos para prevenir la sequedad del ojo y más con la llegada de la primavera y sus alérgenos:

  1. Evita el aire acondicionado (o la calefacción). 
  2. Protege los ojos con gafas de sol o gafas de luz azul (si trabajas delante de una pantalla)
  3. Evita ambientes polvorientos o contaminados. 
  4. Consume alimentos con Omega 3 (te ayudará a mejorar la calidad de la lágrima y es antiinflamatorio). 

Si los síntomas de sequedad ocular son frecuentes, es importante que te pongas en contacto con un especialista para que así pueda ayudarte a solucionar y eliminar esta patología.

Leer Más

pexels-karolina-grabowska-4021805

¿Ibuprofeno o paracetamol? Cuándo tomarlos y por qué

Es cierto que tanto el ibuprofeno como el paracetamol son los dos fármacos más populares en todo el mundo. Su efecto analgésico nos libra de cualquier molestia y dolor, siendo muy eficaces si se toma la dosis correcta. Pero ¿cuándo debemos recurrir a uno u otro? En este post te explicaremos para qué sirven y cuándo deben tomarse. 

Características y diferencias entre ambos fármacos  

  • Paracetamol

 

¿Para qué sirve? Es un analgésico que se utiliza para los dolores de cabeza, de muelas, las contusiones, las quemaduras de sol y la fiebre. 

¿Qué hace exactamente? El paracetamol actúa directamente sobre los nervios y los receptores del cerebro, quienes regulan el umbral del dolor. Así pues, el paracetamol alivia el dolor leve y reduce la fiebre. 

¿Quién puede tomarlo? Este fármaco es seguro tanto para niños como adultos, siempre respetando la dosis recomendada para cada franja de edad. 

  • Ibuprofeno

 

¿Para qué sirve? Este fármaco reduce la fiebre alta, disminuye el dolor y la inflamación justo en el punto de la lesión, por eso es más eficaz que el paracetamol para aliviar el dolor de lesiones corporales donde la inflamación es la causa principal. 

¿Qué hace exactamente? El ibuprofeno bloquea la síntesis de prostaglandinas, es decir, las sustancias que se encargan de la respuesta inflamatoria y del dolor cuando, por poner un ejemplo, te das un golpe. Además, estas sustancias tienen una función antitérmica. 

¿Quién puede tomarlo? Al igual que pasa con el paracetamol, el ibuprofeno es compatible para todas las edades. 

Además, los dos fármacos pueden tomarse junto con antibióticos, siendo seguros y teniendo pocos efectos secundarios. 

¿Qué analgésico escoger? 

La pista más evidente que nos hará decidir entre paracetamol o ibuprofeno será la inflamación:

    • Dolor leve sin inflamación (dolor de cabeza, molestias de la menstruación, etc.) se aconseja tomar paracetamol. 
    • Golpe o esguince (asociados a una inflamación) será más eficaz el ibuprofeno
    • Proceso catarral con fiebre bastará con paracetamol, ya que lo que queremos es reducir la temperatura y aliviar el malestar general. Si hay inflamación de garganta, será mejor ibuprofeno. 

 

Es importante tener claro cuándo tomar uno u otro y no caer en el mal hábito de la automedicación, además la dosis variará según la patología y el paciente. Es por eso que recomendamos consultar cualquier duda en la farmacia, de esta forma solucionaremos el problema de raíz y con más eficacia.

Leer Más

PLANTILLA BLOG ESTÀNDARD (12)

Dormir bien no es fácil: hablamos de las alteraciones del sueño

Como seguramente ya sabrás, una vida sana y equilibrada se consigue, entre otras cosas, con una buena calidad de sueño. Cuando tenemos problemas a la hora de dormir, al día siguiente nos sentimos agotados y nos cuesta mucho cumplir con nuestras obligaciones profesionales y personales. Si tienes alguna de estas sensaciones, ¡no te preocupes! En este post hablaremos de los distintos trastornos del sueño, para que puedas detectar qué te ocurre y proceder con el tratamiento más adecuado. 

 

Las distintas alteraciones del sueño

Los trastornos del sueño afectan directamente a nuestro ciclo de descanso, de forma directa o secundaria. Siendo estos los más frecuentes:

 

  • Insomnio: Es la dificultad para dormirse o mantenerse dormido, al mismo tiempo que el despertar es muy precoz. El insomnio puede ser temporal o crónico, provocando una sensación de cansancio y de imposibilidad para concentrarnos durante el día. Sus causas se pueden encontrar en episodios de ansiedad, hipertiroidismo o en enfermedades que produzcan dolor.

 

  • Hipersomnia: Las personas que padecen esta alteración, tienen una sensación de somnolencia durante todo el día, presentando grandes dificultades para despertarse del sueño. Puede aparecer por culpa de depresión o ansiedad, un abuso de hipnóticos o por la apnea del sueño.

 

  • Apnea del sueño y ronquidos: Mientras dormimos, las vías respiratorias de la faringe se obstruyen y sufrimos pausas repetitivas. Esto se produce porque el cerebro deja, por un breve momento, de enviar señales a los músculos que controlan nuestra respiración.

 

  • Narcolepsia: Se trata de una alteración del sistema nervioso que provoca somnolencia diurna extrema y una repentina pérdida de tono muscular. La causa de esta alteración se puede encontrar en una hipersomnia crónica en edad temprana.

 

  • Síndrome de las piernas inquietas: Es un trastorno neurológico que provoca una sensación de inquietud, fácilmente visible en las extremidades inferiores. Cuando estas están en reposo, se mueven e impiden coger el sueño. Algunas personas que padecen esta alteración sufren de anemia ferropénica, de insuficiencia renal crónica, de diabetes o de Parkinson.

 

  •  Parasomnias: Son todas las interrupciones anormales del sueño, muy a menudo producidas durante la infancia. Algunas de ellas son el sonambulismo, las pesadillas nocturnas, hablar mientras dormimos u orinarse en la cama. 


¿Cómo puedo tratar mi alteración? 

El origen de estas alteraciones es muy variado. En algunos casos, pueden llegar a favorecer otras patologías o aparecer a causa de otras enfermedades. Así pues, es importante que el médico nos dé un correcto diagnóstico, para que cada uno pueda tratar la alteración que sufre de la manera más eficaz y correcta. De todos modos, existen varias maneras de potenciar la conciliación del sueño, como la melatonina, sobre todo si se tratan de episodios cortos de insomnio. ¡No dudes en preguntar en la farmacia para que te podamos ayudar a dormir bien!

Leer Más

mujer-sosteniendo-mascara-medica_23-2148784157

Tipos de mascarillas. ¿Cuándo utilizar una u otra?

Los diferentes tipos de mascarillas que podemos encontrar hoy en día en el mercado hacen que podamos dudar sobre cuándo utilizar una u otra. Hay dos factores que serán claves a la hora de elegirla: nuestra salud (si somos población de riesgo o no) y el ambiente donde nos encontramos (trabajo, supermercado, pequeño comité …). ¡Ahora sí que no necesitarás dudar más! Te explicamos las diferencias:

 

Mascarilla higiénica

Las hay reutilizables y no reutilizables, para adultos y niños. Estas se rigen por la UNE 0065 y hay que lavarlas y desinfectarlas correctamente antes de volver a utilizarlas (las reutilizables).

 

Mascarilla quirúrgica

Son las que se utilizan más. Evitan que una persona con virus los pueda transmitir, pero no protegen a quien la lleva. Están formadas por 3 capas: la externa impermeable, la intermedia con filtro bacteriano y la interna, que absorbe la humedad.

 

Mascarilla autofiltrante

En este grupo encontramos las FFP1, FFP2 y FFP3. Con diferentes grados de protección, pueden incorporar una válvula filtrante y protegen de dentro hacia fuera y de fuera hacia dentro. Las FFP1 garantizan un 78% de protección frente a las partículas del exterior, las FFP2 un 92% y las FFP3 hasta el 98%. Tanto las FFP2 como las FFP3 pertenecen a la categoría EPI (Equipo de Protección Individual).

 

¿Cuáles usar y para qué?
Las FFP2 son muy útiles si tienes que viajar en transporte público o estás en un lugar poco ventilado o con mucha gente. Para el personal que se pone en riesgo, que se encuentra en contacto con enfermos o posibles enfermos de COVID-19, las FFP3 son la mejor opción, y las mascarillas higiénicas (homologadas), quirúrgicas y FFP1 se pueden utilizar para todo lo demás ¡en caso de que no seas población de riesgo!

Para poder sacar el máximo provecho a las mascarillas y evitar contagios es muy importante que te las pongas y saques bien. Este es uno de los puntos más sensibles y que la gran mayoría de la población olvida. Para tocarlas hay que tener las manos limpias, la mascarilla debe cubrir por completo la boca y la nariz y hay que evitar los espacios vacíos que se crean entre los bordes de la mascarilla y la piel.

Las mascarillas quirúrgicas hay que cambiarlas cuando estén húmedas y tirarlas en un recipiente cerrado, y las autofiltrantes se pueden reutilizar siempre que estén marcadas con la letra R. Si utilizas este tipo de mascarillas, ¡recuerda que no puedes limpiar en ningún caso el material filtrante y que vienen con fecha de caducidad! Así pues, es necesario que estés al tanto de las indicaciones e instrucciones que hay en el envase y en la mascarilla.

 

HeiQ Viroblock
La industria de las mascarillas se ha modernizado muchísimo desde el inicio de la pandemia. Entre los diferentes modelos que existen hoy, la HeiQ Viroblock de Hispano Tex, una alternativa a la FFP2, ha desarrollado un tejido con tratamiento hidrófugo que repela el agua y las microgotas y actúa como doble barrera.
Fabricadas 100% en España, están hechas con materiales hipoalergénicos y respetuosos con el medio ambiente y su tejido es antiadherente e impermeable. ¡Se puede usar hasta para hacer deporte! Además, su diseño ergonómico la hace muy cómoda de llevar.

 

Resumiendo, sus principales puntos fuertes son:

-Acción antiviral: destruye rápidamente los virus.
-Tejido anti-olor: evita la proliferación de bacterias.
-Sostenibilidad: sus ingredientes son cosméticos, bio-basados y reciclables.
-Skin test: es compatible con la norma BPR (Biocid Products Regulations) y no irrita la piel.

 

¿Qué mascarilla usas más? ¿Te gustaría probar la HeiQ Viroblock? ¡Ven a la farmacia y pregúntanos! ¡No te la pierdas!

Leer Más

bebe-dermatitis-atopica_1_1_2159243

DERMATITIS ATOPICA

DERMATITIS ATÓPICA EN NIÑOS
La DA es la enfermedad cutánea más frecuente en los niños y se caracteriza por una piel seca, la aparición de lesiones tipo eccema y un intenso picor. Suele aparecer en la cara, emigra a las flexuras (codo, rodilla), pero afecta a todo el organismo.
El objetivo de este consejo sanitario es ayudar a los padres a controlar los síntomas y evitar los brotes, que se agudizan con la llegada del frío.
El rascado
Es uno de los principales problemas de la DA. La DA produce un intenso picor, que llega a desesperar a los pacientes. Sin embargo, hay que evitar el rascado ya que se entra en un círculo vicioso: me pica, me rasco y me pica más, lo que puede conducir a la aparición de infecciones y enfermedades secundarias que agravan la propia patología.
Para evitar los daños que produce en la piel el rascado intenso, se recomienda mantener cortas las uñas de las manos y de los pies del niño. Si se rasca mucho por la noche, otra opción es ponerle unos guantes suaves para que duerma con ellos puestos.
Colocar un objeto frío sobre la zona irritada también puede ayudar a minimizar la urgencia de rascarse, aunque, según los expertos, la mejor manera de prevenir el rascarse es tratar rápidamente la piel irritada y prevenir la aparición de brotes.
Comida y ropa

La ropa y la comida también guardan una relación relevante. Los compuestos de las prendas de vestir, así como algunos alimentos provocan la aparición de un brote en algunos pacientes. A veces quitar las etiquetas es suficiente para evitar una nueva lesión.
Lo mejor es optar por prendas de algodón, descartar las de lana o sintéticos y evitar que sean ajustadas, ásperas o que arañen. Cuando haya que lavar las prendas, es recomendable el uso de detergentes líquidos o en polvo que sean hipoalergénicos y que no contengan fragancia.
En cuanto a los alimentos, la leche, huevos, cítricos, chocolate, cacahuetes y algunos colorantes son los más problemáticos. Si los padres detectan que un alimento en particular le está causando a su hijo la aparición del brote, deben comentárselo al pediatra.
Prevención
Muchas veces los brotes no se pueden relacionar con desencadenantes específicos, pero, en ocasiones, puede resultar útil escribir en un diario cuándo y dónde aparecen los brotes para intentar identificar los desencadenantes de la aparición.
A la hora del baño, el agua debe estar tibia, evitar el jabón y los productos que contienen jabón, como por ejemplo los baños de burbujas y los geles de ducha, ya que resecan mucho la piel. Cualquier producto utilizado debe ser hipoalergénico y que no contenga fragancia. Al secarlo utiliza la toalla con cuidado y evita frotarle la piel con ella. Aplicar una crema emoliente para pieles atópicas después del baño. Es conveniente alternar al menos dos marcas distintas de estas cremas emolientes para que la “piel no se acostumbre”.
Asimismo, el niño debe ser consciente de su propia enfermedad para que, en la medida que sea posible, tome el control en el manejo de la misma. En este sentido, resulta también muy importante informar a los profesores, especialmente porque, a veces, el niño no rinde lo suficiente debido a los trastornos del sueño asociados a la patología.
Corticoides
La hidratación y la elección del tratamiento adecuado son dos aspectos claves, que ayudan a mejorar la calidad de vida de los afectados. Aunque la DA, por el momento, es una enfermedad que no tiene cura, los corticoides son, según el Dr. Moreno, “el tratamiento más efectivo en caso de brote agudo. Después, una vez controlado, se pueden emplear inhibidores de la calcineurina, que no sustituyen a los corticoides pero si ahorran su empleo”. Asimismo, una vez que el brote ha desaparecido Moreno aconseja “mantener los inhibidores de la calcineurina durante el fin de semana, en lo que se conoce como tratamiento ‘weekend’ y emplear siempre emolientes para asegurar la hidratación”.

Asociación de Familiares y Pacientes de Dermatitis Atópica (ADEA) y primer decálogo europeo de consejos sobre dermatitis atópica (DA)

Leer Más

5007a83795a7d5bc1fdc6f788e37e820--pregnancy

COSEJOS PARA UNA EMBARAZADA

– Sigue una dieta variada, equilibrada, saludable y adaptada.
– Debes comer 5 veces al día.
– Hay que hidratarse muy bien tanto por dentro cómo por fuera, comienza con 6-8 vasos de agua al día y acompáñalo de una buena hidratación corporal y facial, consulte con su dermoconsejera.
– Es muy importante el aporte de fibra, para ello debes tomar 3 frutas y 2 verduras al día, elige cereales integrales e intenta tomar de 2 a 3 veces a la semana legumbres.
– Lava muy bien todos los vegetales y frutas que vayas a consumir crudos, con agua y un cepillo.
– Debes llegar a 3 raciones de lácteos al día entre queso, leche y yogur. Elige quesos frescos o semis, leche semidesnatada y los yogures desnatados.
– No ingieras productos elaborados con leche cruda. Lee la etiqueta de los quesos, y debe aparecer “leche pasteurizada”.
– No comas carnes ni pescados crudos, salvo que hayan sido congelado durante 7 días.
– Si en los resultados analíticos ha salido negativo la toxoplasmosis, debes evitar comer alimentos cárnicos crudos que no estén cocinados, como los alimentos curados: jamón, salchichón,… Si lo quieres consumir, puedes congelarlo durante 72h a -18ºC.
– Debes controlar los alimentos ricos en colesterol cómo quesos grasos o curados, carnes rojas, mantequilla, nata, leche entera,… Controla los niveles de colesterol durante el embarazo.
– Es importante el aporte de hierro en la dieta. Los alimentos más ricos en hierro son los mejillones, berberechos, carnes rojas, pescados,… También contiene hierro algunos alimentos vegetales cómo las legumbres o el sésamo, aunque su absorción está más desfavorecida. Para intentar aumentar su absorción, ingiere alimentos ricos en vitamina C y evita tomar con ellos manzanas, lácteos o cereales integrales.
– Controla el peso y la tensión arterial durante el embarazo.

Es uno de los mejores momentos de tu vida, ¡DISFRÚTALO!
Si tienes cualquier duda, pregunta a tu farmacia de referencia.

Leer Más